¿Qué hay que estudiar para ser masajista?

La formación de masajista es una de las carreras que está obteniendo mayor demanda en diversos países del mundo. Un reciente estudio realizado por la Oficina de Estadísticas de EE.UU, informó que, la demanda de masajistas aumentará un 21% para el año 2029, en comparación con otras ocupaciones. 

Un profesional masajista es capaz de aplicar terapias manuales con herramientas especiales para prevenir o aliviar malestares que este presentando una zona del cuerpo. Estas técnicas son capaces de acceder hasta las capas más profundas de los tejidos y músculos, logrando reparar y reducir las dolencias o tensiones.

Un masajista para poder ejercer legalmente deberá cumplir con una serie de competencias, cualidades y formación. En el artículo de hoy, te comentaremos cuáles son las características requeridas para convertirte en un profesional de esta área, qué cursos de masaje son los que están presentando mayor demanda en el mercado y las opciones profesionales en las que puedes ejercer ¡empecemos!

¿Quién es un masajista?

Durante mucho tiempo se ha logrado percibir esta ocupación como algo sencillo de ejecutar, cuando realmente es un trabajo complejo que requiere de dedicación, habilidades y responsabilidad. Un masaje realizado de forma incorrecta puede terminar provocando efectos adversos en el cuerpo. Es por ello, que un masajista debe ser un profesional capaz de adquirir conocimientos específicos, no solo de anatomía corporal, sino que, también de las diversas técnicas de recuperación y prevención que se utilizan para brindar bienestar en el cuerpo. 

Un masajista aplica tratamientos corporales que estimulan la capa superior e interior del cuerpo, comprometiendo piel, músculo y tejido, de esta manera poder relajar, descontracturar y reducir algún grado de dolor.

Diferencias entre fisioterapeuta y masajista

En muchos casos se suele confundir los conocimientos y funciones de estos profesionales, asumiendo que realizan tratamientos con el mismo objetivo. Para evitar caer en este error vamos a mencionar algunas diferencias que existen entre ambas ocupaciones:

  • El masajista aplica masajes con finalidad estética y de bienestar corporal, mientras que el fisioterapeuta, se enfoca en la salud.
  • El masajista es una persona con conocimientos integrales de masajes y técnicas corporales, el fisioterapeuta es un profesional con formación universitaria en el área de la salud.
  • El masajista ayuda a que el cuerpo se descontracture y relaje, por su parte, el fisioterapeuta busca corregir lesiones u otras patologías que estén afectando la anatomía corporal.
  • El masajista se enfoca más en un bienestar de cuerpo, mente, emociones. El fisioterapeuta se aboca a resolver problemas que puedan poner en riesgo la salud del paciente.
  • Un masajista realiza funciones de prevención, mientras que un fisioterapeuta, lo hace desde el ámbito terapéutico.
  • Un masajista puede obtener certificaciones preparándose constantemente en instituciones. El fisioterapeuta debe pasar cuando menos 3 años para poder recibirse en la profesión.

¿Qué formación se necesita para ser masajista?

Un masajista, si bien se enfoca a masajes preventivos, de bienestar y con mejoramientos estéticos, este debe tener conocimientos específicos de anatomía, ya que manejar ciertos conceptos evitará que pueda provocar algún daño durante la práctica de un masaje.

Una vez se tenga manejado el tema de la anatomía corporal, lo siguiente será capacitarse de forma constante sobre los diferentes tipos de masajes que puede aplicar; esto teniendo en cuenta que cada masaje tiene un procedimiento estricto para proporcionar los resultados esperados. Relajantes, deportivos, reafirmantes, circulatorio, modelador, todos cuentan con técnicas distintas, que deberán ser aplicadas según la necesidad del cliente. En este caso, es importante que el masajista sea capaz de identificar la problemática y trabajar con tratamientos individualizados para dar solución oportuna.

Otra de las preparaciones que deberá tener en cuenta un masajista profesional, es la atención al cliente y la experiencia de usuario. No solo se trata de llegar y hacer un masaje, sino de escuchar al cliente, sus inquietudes, necesidades, cuál es propósito por el cual busca un determinado tratamiento. Crear conexión es fundamental para llevar a cabo esta profesión con éxito.

Competencias del masajista

Como veníamos mencionando anteriormente, un masajista no solo procura realizar un buen masaje. Sino que, además crea una sensación de bienestar para la mente y emociones de su cliente, un estado de armonía. Esto sumado a lo que profesionalmente conocemos como hard skills y soft y skill, de manera que, como requisito mínimo un masajista debe:

  • Ser empática.
  • Actitud de servicio.
  • Paciencia.
  • Buena comunicación.
  • Curiosidad y entusiasmo por aprender las nuevas técnicas.
  • Confianza.
  • Tranquilidad.
  • La composición y el uso adecuado de los productos para masajes.
  • Correcta aplicación de aparatología.
  • Capacidad para decidir cuál es el mejor tratamiento en cada cliente.
  • Contraindicaciones de aplicar masajes a clientes con alguna afección.
  • Beneficios de cada tratamiento aplicado.
  • Buen estado físico y resistencia.

Perfil Profesional del masajista

  • Capacidad de hacer relaciones públicas.
  • Honesto.
  • Confiable.
  • Respetuoso.
  • Agilidad para manejar el tiempo.
  • Capacidad para saber escuchar.
  • Saber actuar con ética.
  • Ser resolutivo.
  • Confidencialidad.

Qué hay que estudiar para ser masajista

Un masajista no requiere titulación universitaria, a menos que así lo quiera. Lo que sí debe ser fundamental es adquirir conocimientos en las áreas que hemos mencionado anteriormente, y sumar todas aquellas técnicas que vayan innovando el mercado del masaje.

Mientras más conocimientos se vayan adquiriendo, mejores serán las oportunidades e ingresos económicos, pero hay que tener cuidado al momento de elegir alguna capacitación, ya que abarcar muchas especialidades puede verse poco profesional. Para ello, el aspirante a masajista deberá considerar que tipo de masaje es de su interés y así enfocarse en tomar aquellos cursos que se complementen entre sí.

Son muchas las opciones que existen para abrirse paso como masajista profesional: masajes preventivos, deportivos, relajantes drenajes, reafirmantes, anticelulítico, cada uno es un mundo distinto en cual existen diferentes temas para aprender y ser un masajista integral.

Salidas profesionales de un masajista

Un masajista profesional tendrá la oportunidad de elegir cómo quiere aplicar sus conocimientos en el mercado laboral. Esto teniendo en mente la prioridad de crear una marca personal, agregar valor a sus servicios y presentar propuestas que lo hagan destacar del resto. Ser masajista es una carrera que maneja una gran demanda, pero en la que también hay mucha competencia, por ello, es importante aprender cómo destacar.

Algunas de las opciones que un masajista puede utilizar como salida laborar son:

  • Crear su propio centro de spa para aplicar servicios personalizados en un ambiente relajado, tranquilo y con las comodidades que tanto el cliente como él necesiten.
  • Manejar su marca personal, utilizando las redes sociales, tarjetas y otras estrategias de marketing para promocionar sus servicios y ofrecerlos a domicilio.
  • Trabajar en uno o varios centros de spa, ofreciendo sus servicios según el horario que prefiera.
  • En algunos centros deportivos suelen contratar los servicios de masajistas profesionales especializados para aplicar masajes a los jugadores.

Tres cursos que te recomendamos para empezar a ser masajista

Como ya mencionamos, la profesión del masajista es amplia, por lo que elegir entre algunas opciones puede ser algo complicado, sino se está muy seguro de lo que se quiere al inicio.

Un curso para que sea una buena inversión debe ser realizado en un instituto reconocido por la capacitación que brinda a sus egresados. Además de esto, debe ser capaz de proveer de una base teórica corporal profunda, implementar el uso adecuado y responsable tanto de las herramientas como de los productos utilizados durante un masaje, así como la técnica apropiada para su aplicación.

Los cursos con mayor demanda son:

Curso de masaje relajante

Los masajes relajantes se aplican con la finalidad de relajar y descontracturar diversas zonas del cuerpo, tales como: espalda, cuello, hombros, pies e incluso la cabeza. Se realizan alternando entre movimientos suaves superficiales y profundos para llegar a los diferentes niveles del área. Son muy comunes en hoteles, centros de belleza, clínicas estéticas etc. Es uno de los masajes más demandados y conocidos. Si te quieres formar, te recomendamos el curso de masaje relajante.

Curso de maderoterapia

En la maderoterapia se utilizan herramientas elaboradas con maderas, de allí su nombre. De esta manera, poder estimular las diferentes partes del cuerpo y con movimientos específicos, trabajar los problemas musculares y articulares. Puedes echar un vistazo aquí al curso de maderoterapia corporal curso de maderoterapia facial.

Curso de masaje deportivo

El curso de masaje deportivo está teniendo gran salida laboral en la actualidad. Este va dirigido específicamente a personas que realizan algún deporte y se utilizan de forma previo o posterior a la práctica, así poder evitar que los músculos, tejidos y articulaciones terminen lesionadas. El masaje deportivo también es una alternativa para ayudar en la recuperación de alguna parte del cuerpo que esté en recuperación.

Conclusión

Los masajes son una gran solución para tratar dolencias ya sea por estrés, agotamiento o tensión, permitiendo que el cuerpo regrese y se mantenga en un estado de bienestar. Si has llegado a ver la ocupación de masajista profesional como una opción para ti, déjanos decirte que es el momento perfecto para que empieces a capacitarte y aprender más sobre esta profesión.

El campo laboral es amplio y las oportunidades siempre estarán cerca, si cumples con todas las habilidades, conocimientos, destrezas que se requieren para ejercer. Una certificación en un instituto reconocido hará que estás puertas laborales se mantengan abiertas para ti, destacando entre otros profesionales que serán tu competencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.